delfin jugando con un pez globo tóxico

Los humanos no somos las únicas criaturas que sufrimos el abuso de sustancias. Los caballos comen marihuana, los elefantes se emborrachan comiendo frutas maduras, a algunas especies de ovejas les flipan los líquenes y parece ser que los delfines no quieren perderse la fiesta.

delfines jugando con un pez globo
Delfín jugando con un pez tóxico

Así lo ha documentado la BBC con una serie de documentales llamados «Spy in the Pod» y los cuáles revelan que los delfines se lo pasan en grande con el pez globo. Este pez produce un potente químico que utiliza a modo de defensa y que expulsa cuando se ve amenazado. Sin embargo, en dosis suficientemente pequeñas, la toxina puede inducir a los delfines a una especie de estado de trance cuando entran en contacto con ella.

Según el experto zoólogo Rod Pilley, y según se puede ver en el documental: «Este caso fue en un grupo de delfines jóvenes experimentando a propósito con algo que sabemos que es tóxico».

Parece que no somos los únicos que nos gusta experimentar con la química de nuestro cuerpo y nuestro cerebro.